Diferencia entre espolón calcáneo y fascitis plantar

Para diferenciarlas nos podemos basar en los síntomas, ya que estas dos patologías se manifiestan de manera bastante parecida aunque con una pequeña diferencia.

Cuando se habla de fascitis plantar, se conoce por la inflamación aguda de la fascia, y ello provoca que tras permanecer largas horas de pie y tras andar durante muchas horas consecutivas, aparezca en la planta del pie, justo donde está localizado el punto más alto del arco plantar. El síntoma es un pinchazo, justo al levantarnos por la mañana, que impide andar correctamente e incluso imposibilita permanecer de pie, pero este dolor mejora cuando el pie está en movimiento.





El espolón calcáneo es la consecuencia de tener fascitis plantar


En el caso del espolón calcáneo, el síntoma es similar. Cuando nos levantamos por la mañana, notamos un dolor intenso (muy doloroso en algunos casos) justo en la zona del talón, donde se encuentra el espolón. El espolón se forma justamente por el hecho de tener la planta del pie inflamada (o lo que es lo mismo, fascitis plantar)  






Es como un crecimiento de cristales de calcio que crece alrededor o a lo largo de la fascia plantar de ese cordón, y esos cristales forman el espolón. Por este motivo, en ocasiones cuesta tanto curar un espolón, ya que bajando la inflamación en muchos casos no será suficiente, debido a que el espolón está en pleno crecimiento.